El precio

Mucha gente pregunta por qué esta raza es tan cara, y sobre todo, por qué hay tanta diferencia de precios. 
Y es cierto, si echamos un vistazo en las web de anuncios de internet veremos bulldog francés que se venden a 500 € y otros a 1800 € ¿dónde está la diferencia?, ¿por qué los cachorros de los macrocriadores y tiendas son más económicos?. La respuesta a todas estas preguntas es la siguiente:

  • Un criador selecciona con sumo cuidado los machos con los que cubre a sus hembras. En la mayoría de las ocasiones, el macho más acertado no es el más cercano, por lo que debe viajar con su hembra y sumarle al precio de la monta los gastos de viaje y estancia .​
  • ​Un criador nunca explota a sus hembras. No cría con hembras jóvenes ni geriátricas. Siempre las deja descansar un mínimo de un celo entre parto y parto.
  • Un criador le hace, tanto a los machos como a las hembras, todas las pruebas necesarias antes de cubrir con ellos, durante y después.
  • Un criador tiene a sus perros en su casa (bien sea dentro o en un kennel adecuado), y nunca en naves industriales o en jaulas encerrados.
  • Un criador siempre busca las mejores familias para sus cachorros. Nunca dejará en la vitrina de una tienda un cachorro que ha criado con todo el cariño del mundo.
  • La sociabilización y el trato humano de los cachorros será primordial, por eso un cachorro nunca será entregado antes de las ocho semanas de vida. Eso es lo que llamamos cría familiar.
  • Cuando un criador se planea una camada normalmente es porque se desea un cachorro de dicha camada para su propia casa. Y por supuesto, siempre prima el intento de ser fiel al estándar de la raza, la salud y el carácter al beneficio económico.
  • Un criador nunca te negará ver a los padres de una camada, nunca te negará ver los pedigrees de los progenitores, las pruebas realizadas a los mismos, toda la información relativa a su salud, carácter, etc. 
  • Un criador ofrece toda su experiencia y conocimientos a todo aquel que se lo pide, siempre estará para ayudar a los nuevos dueños, incluso años después.
  • Un criador siempre inscribirá sus camadas en la RSCE (Real sociedad Canina Española), dotando así a todos sus cachorros de un Pedigree (árbol genealógico en el que figuran al menos tres generaciones anteriores) y de un número de LOE (libro de Orígenes Español), garantizando así, un Pedigree Español y reconocido a nivel mundial por la FCI (Fédération Cynologique Internationale).
  • Un criador siempre responderá ante cualquier enfermedad que pueda sufrir uno de sus cachorros. Un criador nunca pedirá la devolución de un cachorro como si de una prenda de ropa se tratase.


- Una tienda y un macrocriador no crían, simplemente compra al por mayor. En muchos de esos anuncios vemos que el mismo macrocriador o la misma tienda tienen multitud de razas. Parémonos a pensar durante unos segundos la cantidad de perros adultos que tendrían que tener para poder vender camadas durante todo el año, el tamaño del terreno y los caniles, el personal necesario para mantener limpios y cuidados a todos esos animales, etc. 


- Los cachorros expuestos en las vitrinas de las tiendas no hacen más que de reclamo publicitario. Esos cachorros vienen de “granjas de perros”, normalmente ubicadas en los países de Europa del Este. En estas granjas tiene a los perros enjaulados, sin los cuidados básicos necesarios y criando sin cesar.  Lo más importante es la cantidad de cachorros a vender, de manera que no hay tiempo para estudiar cruces, para descartar de la cría a perros enfermos, para dejar descansar a las hembras entre celo y celo, y por supuesto, hay que reducir los gastos al mínimo, aunque eso suponga no vacunar a su animales, no hacer las pruebas necesarias para saber si son aptos para la cría, no proporcionarles la comida adecuada, no prestarles los cuidados veterinarios necesarios, etc. 

- Los cachorros criados en estas granjas no están iniciados en ningún tipo de sociabilización, no tienen un trato cálido con el humano. Son destetados lo antes posible, separándolos de la madre y privándoles de todo el aprendizaje que la manada les puede enseñar. Son hacinados en furgonetas y viajan durante horas e incluso días hasta llegar a destino. Durante los últimos años he llegado a ver cartillas veterinarias de cachorros con una fecha de nacimiento totalmente falsa, en las que figura la primera vacuna con tan solo diez días de edad (cuando nunca se pone antes de los cuarenta y cinco días), la segunda dos días después de la primera y la de la rabia con mes y medio. Por supuesto, estás cartillas están  falsificadas, al igual que las vacunas y la fecha de nacimiento ¿por qué? Porque es ilegal importar animales con menos de tres meses y sin la vacunación completa, pero con tres meses un cachorro ya no es tan fácil de vender ni luce en la vitrina. 

- Cuando adquieres un cachorro importado en una tienda o un multicriador no podrás ver a los progenitores, y mucho menos obtener información sobre su estado de salud, pues ni la persona que te lo está vendiendo sabe nada al respecto. Y si cuando crezca tu cachorro no se parece a un bulldog francés nada más que en las orejas no te extrañes, puesto que no viste a los padres.


- Una vez realizada la compra de uno de estos cachorros olvídate del trato personalizado: "una vez me has pagado de ti me he olvidado”.


- Las garantías que ofrecen este tipo de comerciantes suele ser de una semana frente a enfermedades víricas y un año frente a enfermedades hereditarias. Sin embargo, debemos saber que las primeras suelen tener un periodo de incubación de unas dos semanas, de manera que cuando aparecen la garantía se ha esfumado. También es muy frecuente que la garantía quede anulada cuando llevamos al cachorro a un veterinario que no sea el suyo. Y si al cabo de cinco o seis meses descubrimos una enfermedad hereditaria en nuestro cachorro, la garantía sólo tiene validez si lo devolvemos.

 

- En la mayoría de los anuncios de tiendas y multicriadores podemos ver como anuncian perros de pura raza con pedigrees nacionales, e incluso pueden dar una factura donde pone que te venden un perro con Pedigree, pero en ninguna figurará por escrito que ese Pedigree es de la RSCE. Últimamente han proliferado multitud de sociedades caninas que dan cobertura y papeles a los perros importados, pero ninguno de estos pedigrees está reconocido por la FCI, por lo que no tienen ninguna validez a efectos de la FCI, aunque si son legales. Asegúrese siempre de que su cachorro está inscrito en la RSCE, pida siempre ver el Pedigree de los padres y la inscripción de la camada en LOE. 

 

El siguiente vídeo muestra la realidad anteriormente explicada, sin embargo me veo en la obligación de avisarles de la dureza de sus imágenes.