¿ME PUEDO COMER YA AL CERDITO?