SARNA DEMODECICA

Se  da  en  frenchies  jóvenes  o  bien  inmunodeprimidos  (por  ejemplo  las hembras durante el celo).
Se produce un cuadro clínico de alopecia (el pelo se cae y se ven calvas localizadas).  A  medida  que  pasan  los  días  la  piel  suele  tomar  un  color grisáceo,  aunque  en  ocasiones  va  acompañado  de  picores  o  incluso  de infección  en  la  dermis,  provocando  un  enrojecimiento  de  la  zona.  El diagnóstico es muy sencillo, el veterinario hará un raspado y con un simple vistazo al microscopio se dará cuenta del problema.
En realidad todos los perros tienen en la piel al parásito Demodex porque la madre se lo transmite en los primeros días de vida por contacto físico, sin embargo  no  tienen  porque  desarollarlo.  En  realidad  no  se  trata  de  una enfermedad, ni es  contagioso, simplemente el perr@ que lo desarrolla ha pasado por “una bajada de defensas”.


Normalmente  el  veterinario  te  dará  un  tratamiento  de  baños  de  amitraz (puede también utilizarse peróxido de benzoilo para abrir el “poro” del pelo que es donde vive el parásito); También puede recetar moxidectina via oral, e incluso ivermectina oral o inyectable. En cualquier caso, el tratamiento a seguir lo decidirá vuestro veterinario.

 

SARNA SARCÓPTICA

La crea el parásito Sarcoptes scabiei, que vive en la piel del perro y genera gran  cantidad  de  residuos  produciendo  una  furte  inflamación  y  fuerte picores. La duración de su ciclo biológico es de 12 a 15 días, durante los cuales  se  alimenta  de  detritus  cutáneos  en  la  superficie  córnea  de  la epidermis. Las hembras excavan galerías en la piel y depositan sus huevos. Tras eclosionar, las larvas se dirigirán de nuevo a la superficie epidérmica para  realizar  la  muda.  La  vida  media  de  Sarcoptes en  el  medio  ambiente depende  de  las  condiciones  climáticas,  pero  habitualmente  es  de  2  o  3 días.  Por  tanto  la  transmisión  suele  ser  directa,  a  partir  del  contacto estrecho con animales enfermos, aunque es posible también la transmisión indirecta, en ambientes donde la densidad del parasito sea muy elevada. Es una  enfermedad  asociada  mascotas  que  sufren  condiciones  sanitarias deficientes, aunque no necesariamente tiene que ser así.
El diagnóstico microscópico no suele ser fácil, por lo que se suele recurrir a tomar una muestra de sangre del perr@. El tratamiento más habitual es la ivermectina (oral o inyesctable).

 

FUENTES:

http://argos.portalveterinaria.com / http://www.mibulldog.com
veterinariaoza.blogspot.com / www.homeopatiaveterinaria.es